lunes, 26 de septiembre de 2016

Intervención - Sí o No?

He estado este finde con amigas de despedida de soltera, y en un momento dado salió el tema de vida sana, deporte, adelgazar etc, y yo comenté que a mi me vino muy bien que el año pasado una amiga me dijera, muy seria y con muy buena intención "Marmota, tienes que adelgazar"
No era la primera vez que alguien me lo decía (mi madre lleva varios años de experiencia en esto) pero sí era la primera vez que alguien fuera de mi familia y pareja me lo decía. Supongo que yo en ese momento ya era un poco consciente de eso y no me lo tomé a mal. Todo lo contrario, han pasado dos años desde entonces y mi salud ha mejorado mucho desde entonces.

Fuera de consideraciones sobre qué es salud y en qué momento se pasa de estar fofisano a estar fofi-nosano y teniendo en cuenta que por "adelgazar" nos referimos a "llevar una vida más activa y una alimentación más equilibrada", abro el debate: 

Sois partidarios de este tipo de intervenciones, sí o no?

Es bueno dar una bofetada en la cara a alguien que no se está cuidando, desde el cariño y deseando lo mejor para esa persona, o nos estamos metiendo donde nadie nos llama?


Mi experiencia es mixta: mi madre me ha animado a comer más sano y hacer más deporte toda la vida, predicando con el ejemplo y apuntándose conmigo a clases de gimnasia. Ahora está muy orgullosa de mis avances y le cuenta a todo el mundo que su hija corre la San Silvestre ☺ (mi hermana peque también - obligada por mí - pero ella tiene el culo fino y no cuenta). Pero también es cierto que mucho tacto tampoco tiene ("Hija mía, estás tan gorda que parece que estás embarazada" - muy pedagógico como que no es) y alguna vez sólo ha provocado rechazo y tristeza en mí. Aunque lo decía de corazón y deseando lo mejor para mí, eso sin dudarlo, pero yo me lo he tomado casi siempre mal. 
Por otro lado, cuando mi amiga me lo dijo sin tapujos, directa y a las claras, me quedé tan en shock que sólo pude darle la razón. Se trata, además, de una chica que también ha tenido que pelearse toda la vida contra los kilos, por lo que venía de alguién que conocía las penas y glorias de los kilos de más y las ganas de comer por ansiedad. 

Agradezco un montón que alguien me hablara tan directamente en ese momento, hasta con un poco de dureza, y que desde entonces todo el mundo haya comentado "sí, la verdad es que te hacía falta y ahora estás mucho mejor". Nadie en mi entorno se ha centrado en el tema físico, si no en la salud, y es que yo no adelgazo por que antes me viera fea, y es que no considero que gorda/delgada sean sinónimos de fea/guapa, si no por que mi forma física y mi alimentación eran un desastre. 

Sin embargo, yo nunca se lo diría a nadie. Siento que no se me ha dado vela en ese entierro y que el riesgo de malentendido y rechazo es muy grande, que yo no soy ningún ejemplo de nada y que no es bueno forzar el ritmo y el ánimo de nadie - si alguien en mi entorno en algún momento me pregunta sobre qué hábitos he cambiado para mejorar mi salud me sentiré muy honrada y contestaré lo mejor que pueda, pero no daré consejos no pedidos. Y eso teniendo en cuenta que igual me equivoco, por que a mí me los dieron y estoy muy agradecida por ello!

Y vosotros, estáis a favor o en contra de estas intervenciones? Son bienvenidas o una intromisión?

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Mi experiencia con el rugby

Siempre que menciono a mi compañero de faenas me refiero a él como rugbier, y no casualidad, es que el muchachote juega al rugby desde los doce años. Yo misma no lo he jugado nunca, más allá de que alguna vez me ha intentado enseñar como se placa en el salón de nuestra casa y yo he desistido después de los dos primeros golpes, pero me apetece contar un poco sobre este deporte tan chulo y, a mi entender, poco conocido. 

Un par de datos primero:
  • Nació en 1823 en el pueblo de Rugby en Inglaterra, cuando un hombre llamado William Webb Ellis, jugando un partido de fútbol se hartó de dar patadas, cogió el balón con las manos y corrió hasta la portería para marcar un gol.
  • Hay tres modalidades: Rugby Union (15 jugadores), Rugby League (13 jugadores) y Rugby 7 (sorpresa: 7 jugadores). El más famoso es el primero, es al que juega mi marido.
  • Es de los deportes más populares en Reino Unido, Francia, Italia, Argentina, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. 
  • El mundial de Rugby es el tercer evento deportivo con más visitantes del mundo, por detrás de los JJOO y el mundial de Fútbol. 
  • Son dos tiempos de 40 minutos, con un par de minutos de descanso entre ambos, lo mínimo para limpiarse la sangre, el barro, beber agua, y vuelta al campo. 
  • Al acabar el partido ambos equipos se hacen el pasillo y se aplauden mutuamente.
  • Después hay un tercer tiempo en el que el equipo en casa invita al visitante a tomar algo. De pequeños es una merienda, de adultos comida y sobretodo cerveza. El equipo de mi marido suele hacer barbacoa o perritos calientes. 
  • Es un deporte de contacto, pero no es violento, o no lo es más que otros deportes de equipo. 
  • El respeto al árbitro es inviolable, y nadie le levanta la voz ni pone en duda sus decisiones, aunque no se estén de acuerdo con ellas.
Sobre las reglas no cuento mucho, por que son muy complejas y aun después de tres años no me entero de la mitad, sólo que el balón no se puede pasar hacia alante, sólo hacia atrás... 

Yo no conocía nada sobre el rugby antes de conocer al rugbier, y su primera clase fue ver la película Invictus, que recomiendo en general, y en particular para quien quiera conocer un poco sobre este deporte. (Y ver a Matt Damon cachas cachas)
Siempre que juegan en casa voy a ver al equipo de mi marido, que juega en la segunda liga alemana. Desde el primer partido me impactó un montón el sonido que hacen los jugadores al chocarse al placarse, y cada vez que mi marido sale del campo me sorprende que siga con todos los huesos en su sitio. Es un deporte muy dinámico, y aunque a veces pierdo el hilo por la complejidad, es siempre muy entretenido de ver. 

Adivinais quien es el rugbier?
Además, es un deporte muy abierto. Todo tipo de cuerpos tienen cabida, no hace falta estar super cachas o ser el más gordo, por que también son necesarias personas ágiles y que corran rápido. 
Es muy integrador: hay jugadores abiertamente gays (de hecho en los JJOO hubo una declaración de matrimonio entre dos chicas al acabar un partido) y el árbitro que pitó en la final del mundial es gay, y no hubo ningún problema con ello. Además, aunque no es lo común, también hay mujeres arbitro... en partidos masculinos. Y tampoco hay ningún problema con ello. 
Otra prueba de el bueno rollo que hay en el rugby es que en los partidos no se separa a los fans de un equipo de los del otro. Todos se sientan en la grada juntos, y no hay peleas ni broncas, lo peor que puede ocurrir es que tengas que invitar a alguien a cerveza. 

Como se puede ver, es un deporte que a mi me ha enamorado desde el primer momento, y me encanta ir a ver un partido siempre que puedo. Tiene unos valores que me gustan, y representan lo mejor de un deporte de equipos. 

Y vosotros, habéis visto alguna vez un partido de rugby?

martes, 20 de septiembre de 2016

Mi pobre uñita RIP

Hace un mes pasé un fin de semana de senderismo en los alpes bávaros, y todo fue bonito y feliz hasta que, a mitad de la bajada del segundo día, empecé a darme golpes contra la punta de la bota izquierda. Pisando raro y con algo de dolor conseguí terminar la bajada de forma más o menos digna, pero segura de que tenía sangre en el pie si o si. Resultó que yo soy un poco exagerada y no había nada de nada, pero durante los días siguientes la uña fue poniendose colorada, para pasar a marrón. 

Ayer la pobre uña claudicó y tuve que despedirme de ella. No voy a entrar en detalles por que el rugbier casi se me desmaya al contarle cómo fue la despedida, ni voy a subir fotos por que ya les he mandado una a mis hermanas y su respuesta ha sido "q asco en serio q asco" y "tiene pinta un poco horrible la verdad". 

Pero la pobre uñita se merecía una despedida con honores y quería al menos dedicarle una entrada corta del blog. 

Y vosotros, habéis sufrido también alguna vez una pérdida uñil?

lunes, 19 de septiembre de 2016

Mi semana sin azúcar - Conclusiones

La semana pasada me propuse prescindir del azúcar añadido y de los alimentos que lo llevan, ya lo conté aquí. Aquí el resumen de cómo ha ido: 

  • De lunes hasta el viernes no comí ni una sola cucharada de azúcar añadida por mi - ya fuera en comida casera, café, yogur, etc... Nada de nada.
  • Prescindí también de alimentos preparados o industriales: lo más importante ha sido cambiar mi desayuno, me he despedido de las galletitas para decirle hola al yogur con avena integral y fruta. Otro tipo de alimentos preparados, tipo salsas, cosas precocinadas etc, no he consumido.
  • Sin embargo, no ha sido una semana totalmente libre de azúcar, pues miércoles y viernes salimos a cenar a un restaurante y no pongo la mano en el fuego de que en este país, ni en ningún otro, se cocine sin azúcar. 
  • No he comido chocolate. Supongo que es lo que más alucina a la gente, y la verdad es que si se lo digo a la Yo de hace un par de años se me cae de culo al suelo. Pero es cierto que los últimos meses he ido reduciendo un montón el consumo de dulces, así que no tomar chocolate, galletas o bollos no ha sido nada complicado. Ni siquiera había en casa, para que os hagáis una idea. 
  • Sólo he tenido un momento de ganas de azúcar, fue una mañana en el trabajo, me entró mucho curro de golpe, me agobié un poco, y aun sabiendo que no debía, abrí el cajón donde me quedaban los últimos paquetitos de galletas. Resultado? Pues el cajón estaba vacío, no me acordaba pero las galletitas ya habían volado la semana anterior, así que fue sencillo no caer en la tentación. 
  • No me ha faltado energía, de hecho, he retomado la BBG con mucha fuerza. 
  • He pasado en una semana de 73 a 71 kilos. Hay que decir que estaba un poco inflada y era fácil perder el primer kilo, pero oye, que alegría al ver esta mañana que habían caído dos!
En resumen, los alimentos a los que he prescindido conscientemente han sido pocos, pues como ya he contado en mi dieta ya de por sí había poco azúcar:
  1. Café. No me gusta sin azúcar, así que sin café directamente.
  2. Galletitas. A rey muerto, rey puesto, y mi nuevo desayuno me encanta.
  3. Mermelada. Me la echaba en el yogur, pero está bien rico sin ella también.
Y aquí un menú de un día, como ejemplo, este es el del martes:

Desayuno:
  • Yogur bajo en grasa (100gr)
  • Avena integral (30gr)
  • Melocotón
Comida:
  • Pisto (una buena ración)
  • Brócoli al vapor (un par de tronquitos)
  • Pechuga de pollo al vapor (100gr)
Merienda:
  • Manzana
  • Yogur casero
Cena:
  • Empanadillas caseras rellenas de atún y huevo (6 piezas)
La comida me la hago yo, así que se bien lo que lleva.
Este menú no es ningún ejemplo de comida sana o de cantidades, a cada uno le vendrán bien unas cantidades u otras. Lo que sí es cierto es que lleva mucha fruta/verdura, y mucho cocinado en casa, y eso siempre va a ser a fuerza bastante sano. Y muy rico!

Lo que más me ha gustado ha sido comprobar lo sencillo que es desterrar el azúcar de la dieta, y es que llevo haciéndolo paso a paso desde principios de año, y ahora se notan los resultados. Mi gusto ha cambiado, y ya no necesito tanto dulce para quedarme saciada. De hecho los dos momentos del día donde me entraban ganas locas de dulce, a media mañana y media tarde, han desaparecido, y estoy convencida de que haber desterrado las galletitas tiene algo que ver. 

Este es mi nuevo desayuno, y está bien rico!

jueves, 15 de septiembre de 2016

He vuelto a la BBG!

Bueno, bueno, bueno, que bien me siento y que barbaridad me duelen las agujetas!

Pues sí, he retomado (POR FIN) la BBG! Después de tres mesazos de pausa, no se si merecida o no pero pausa al fin y al cabo, retomé el martes la BBG. Y ya puestos, con versión doble!

Ya he comentado varias veces que me faltan dos semanas de la segunda ronda, y que quiero ponerme con la tercera, así que el martes me lancé con todas mis fuerzas e hice una sesión de cada, una de la semana 11 y otra de la 1. Las últimas 4 semanas de la BBG son realmente duras, así que hacer dos de esas en la misma tarde era impensable, y menos aun después de la pausa de verano. 
De primeras también pensé que sería incapaz de hacer la segunda sesión, aunque fuera de las primeras, pero oye, todo fue ponerse! 
Creía que iba a ser mucho más duro al haber descansado tanto, y sí, lo fue, pero mucho estaba en mi cabeza, en creer que no sería capaz. Y qué tontería, si ya lo había hecho antes! 

Estoy muy animada y con muchas ganas de retomar del todo, de acabar la segunda ronda y coger la siguiente con mucha fuerza. Y es que el verano no sólo me ha dejado un par de kilos, si no que se ha llevado la poca fuerza muscular que había conseguido. 

Eso sí, la BBG me ha castigado por mi abandono veranil con unas agujetas de aquí-te-espero. Desde que empecé con ella el noviembre pasado no recordaba el dolor al sentarme y levantarme, o andar como un pato mareado por el dolor en las piernas. Pero no son muy duras, siguen sin igualar a las que tuve al principio del todo con la BBG (esas sí que fueron mortales) así que las sobrellevo de alguna manera.

Esta tarde tengo pensado repetir combo, otra vez combinar la semana 11 con la 1, y así poco a poco ir quitándome las últimas dos semanas de la ronda 2. Qué ganas!

lunes, 12 de septiembre de 2016

Mi Semana Sin Azúcar

El verano ya va llegando a su fin y me toca volver a ponerme firme con la comida. Es cierto que lo aprendido en los últimos meses me ha ayudado a no comer con ansiedad y a no darme atracones, incluso a dejar de comer ciertos alimentos que antes me gustaban y ahora me provocan rechazo (p.ej. fritos de bolsa). Sin embargo, los viajes por trabajo, las vacaciones y las bodas me han regalado al final 2,4 kilitos y me he plantado esta mañana en la báscula con un 73 tan grande como una catedral. No me da la gana así que me he mirado al espejo y he decretado disciplina espartana en casa: todos los días deporte (yoga a parte) y nada de pasarnos con la comida. 

Para ayudar un poco más, y aprovechando la ola de noticias que se publican últimamente sobre las maldades del azúcar (añadido) he decidido ser consciente del azúcar que ingiero y dejar de comer, al menos durante estos próximos cinco días, todo tipo de azúcar añadido al natural.

Yo que pensaba que sería fácil por que apenas consumo azúcar, ni siquiera me gusta el dulce! Pero ay de mí, qué equivocada estaba, he tenido que hacer repaso y son unos cuantos los alimentos que esta semana no voy a catar:

  • Galletas Belvita: eran mi desayuno. ERAN.
  • Café: no me gusta sin azúcar, así que bye-bye.
  • Salsas: el 99% llevan azúcar, aunque sean lights. 
  • Mermelada: me la ponía en los yogures para endulzar.
No son tantos, pero sí son importantes. De primeras he tenido que cambiar una de las comidas del día, el desayuno, por que yo lo tomo en el trabajo y allí me he llevado los últimos meses unas galletitas en paquetes de 4, así controlaba la cantidad. Pero como todas las galletas industriales, llevan cantidades obscenas de azúcar y sucedáneos. 
Lo del café a ver qué tal se me da. El último año he reducido un montón su consumo, he pasado de unas 4 tazas al día a 4 tazas a la semana, lo cual oye, tiene su mérito. Y es que hay días que yo, sin café, no me aguanto ni a mí misma, y por el bien de la humanidad y de mis compañeros de trabajo paso por cafetería para no ser hulk. Pero estoy segura de que puedo aprender a controlar mi mal despertar con la mente, y no dejar que sean sustancias ajenas las que lo controlen. 


En general es poco a lo que tengo que renunciar, por que todo lo que como me lo preparo yo y no compro nada precocinado, así que el azúcar que ingiero es el natural que llevan las frutas, verduras, etc... 

A finales de la semana publicaré el avance y, si hay interés y me da la gana, también el menú que he seguido. 

Y vosotros, estáis restringiendo vuestro consumo de azúcar también?

martes, 6 de septiembre de 2016

GORDOS - La Película

El domingo buscando una película que nos apeteciera ver a los dos y que no hubieramos visto ninguno (el gran problema de los domingos en pareja es elegir película, se podrían escribir libros enteros y de hecho hacer películas sobre ello) nos encontramos con la película "Gordos", de Daniel Sánchez Arévalo. Soy muy fan de él, todas las películas que he visto suyas me han gustado mucho, así que en seguida nos decidimos a ponerla. De paso sale Raul Arévalo, uno de mis actores favoritos ahora mismo. 


El tema de la película es muy adecuado a mi etapa de vida actual, y al tema de este blog: adelgazar. Trata sobre un grupo de terapia que, guiado por un consejero pseudo espiritual, intenta entender las verdaderas razones de su gordura y su descontento con su propio cuerpo. Como es de esperar, salen a la luz problemas que nada tienen que ver con la gordura, pero que la causan. Todo aquel que en algún momento haya engordado e intente adelgazar se va a sentir identificado con una u otra razón, si no unas cuantas de ellas. 

La película me gustó mucho. Las historias cruzadas, muy distintas entre ellas, de relaciones poco comunes, pero a la vez muy cercanas, enganchan desde el principio, y en todo momento se quiere saber qué ocurrirá al final con cada uno de los protagonistas. 

Lo que más me gustó es que trata la gordura como un problema de varias caras, no simplemente uno de peso corporal y "mucha comida - poco ejercicio". Si alguien pesa más de lo que debe, si se tiene este desequilibrio en el cuerpo, hay más razones que la dejadez, y es necesario e imprescindible dar con ellas para arreglar no sólo el peso, sino parte de la vida y las relaciones humanas que la componen. 

Sorprenden mucho las transformaciones físicas de los actores, sobretodo la de Leticia Herrero, aunque el resto no son menos espectaculares, desde los 15 hasta los 33 kilos de bajada!
Obviamente, por que fue por temas laborales y se lo pueden permitir, fue una pérdida de peso controlada por una clínica: Aquí tenéis las fotos del antes y el después, y una descripción de los tratamientos usados. 

Ya os digo que si yo tuviera el tiempo y el dinero, dejaría también que me amasajearan el culo para quitarme la celulitis. Como me faltan lo uno y lo otro, pues me conformo con mis cremitas anticelulitis, comida más sana y más ejercicio, y recemos para que el resultado sea bueno!

En resumen: una película para reirse un poco, llorar un poquito y disfrutar mucho. Y si además se está en la misma cruzada que los protagonistas, es bueno verse reflejado en la pantalla, a mi me gustó mucho ver que se trataba el tema con naturalidad y buen humor. 

Y vosotros, habéis visto la película? Os gustó?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...