martes, 21 de febrero de 2017

Destrasteando

Estamos aprovechando la mudanza para librarnos de cosas que no necesitamos, y es que es muy fácil almacenar sin darse cuenta, y más fácil aún es acostumbrarse a tener la casa llena de cosas sin ver que la mitad sobra.
Hemos revendido una vitrina enorme que no me gustaba nada, y que en la nueva casa no vamos a necesitar, pues la cocina será más grande.
También un mueble de baño que tampoco nos hace ya falta.
Hemos regalado una pequeña estantería a unos amigos que también se acaban de mudar a piso nuevo.
Hemos regalado POR FIN la elíptica a través de internet a una parejita de alemanes que tienen pinta de ir a usarla más que nosotros (aunque tenían el culo más fino que nosotros).
He regalado a una amiga la bici y una pala de padel que en su momento compré y nunca he estrenado.
Para rematar dejamos una caja con cositas varias en la calle delante del portal con un cartelito diciendo "para regalar", y un par de horas más tardes recogimos la caja vacía.

Todo esto me ha hecho reflexionar sobre la cantidad de cosas que se tienen en casa sin usarse, algunas sin haber sido usadas nunca. Es muy triste almacenar sin medida y sin sentido cuando hay tantas otras personas que apenas llegan a final de mes. Nosotros hemos decidido cambiar nuestros hábitos consumistas de dos maneras:

  1. No comprar más de lo necesario. Y para decidirlo hablamos de necesidad tipo: necesito una silla por que si no me siento en el suelo, y no del tipo: necesito esta camiseta porque he tenido un mal día en el trabajo y me lo merezco. Compramos con la cabeza, no con el corazón. 
  2. Donar todo lo que no necesitemos. Quitando los casos en los que revendemos, más para darle un valor al objeto que por que nos haga ricos, lo demás lo donamos a la cruz roja, o lo regalamos a otras personas que vayan a darles un mejor uso.
Nos llena de mucha más felicidad donar/regalar y saber que va a usarlo alguien que lo quiera o lo necesite más que nosotros, mucho más que comprar por comprar.


La próxima vez espero no tener que esperar a otra mudanza (no por favor!) para darme cuenta de que me sobran muchas cosas.

Y vosotros, también estáis de limpieza pre-primaveral?

jueves, 2 de febrero de 2017

FELIZ DÍA DE LA MARMOTA

Hoy estamos de celebración en el blog, es nuestro día, el DÍA DE LA MARMOTA!!!

Para quien no sepa quien es sólo puedo decir "vergüenza debería darte!" por que significa que no ha visto la película "Atrapado en el tiempo", y ya está tardando en verla.



Recomiendo la película por que es muy positiva y da muy buenas lecciones sobre aprovechar el tiempo, la vida, y sobretodo, el día a día. 
Y por que Bill Murray mola mucho.

Feliz Día de la Marmota a todos!

Mudanza a la Vista!

Dentro de los planes para 2017 cabía la posibilidad de una mudanza, pero no me imaginé que fuera a ir tan rápido ni tan bien. En realidad no queríamos mudarnos, pero tenemos problemas con un vecino enfermo que grita mucho, y cuando lo hace por la noche nos despierta y nos deja con mucha angustia. El pobre está enfermo y depende de Asuntos Sociales, pero por mucha pena que nos de, la situación se ha vuelto insostenible para nosotros: no podemos dormir, nos deja mucha angustia, y tenemos miedo de que un día no sean sólo palabras y también se vuelva agresivo.
Así que con mucha pena (yo un poco más que el rugbier) nos hemos puesto a buscar piso, con tan buena suerte de que a la primera hemos encontrado algo que nos gusta mucho y podemos pagar. Ahora toca planear la mudanza, una cocina nueva, pintar el piso antiguo... son un montón de cosas que nos toca organizar en las próximas semanas, y la única pega que le veo es que consumen muchísimo tiempo.
Esto, unido a que estoy con el trabajo a tope y saliendo más tarde de lo normal, me deja muy poquito tiempo libre para hacer deporte y moverme. Sigo con un poco de yoga, aunque es más bien meditación, y todo lo que puedo lo hago andando, sin usar el ascensor ni escaleras mecánicas, etc... busco maneras de mantenerme activa a través de gestos sencillos, para seguir con la vida activa. 
Está claro que a pesar de el curro y la preparación de la mudanza, queda algo de tiempo para moverse, y lo hago todo lo que puedo. 
Pero por ahora, toca concentrarse en la mudanza, para que todo salga bien a la primera, y en montar la cocina lo antes posible, que si no el rugbier se me sube por las paredes (yo sobrevivo con la thermomix varias semanas, pero a él se lo llevan los demonios).

Y vosotros, qué tal habéis comenzado 2017, también con cambios?

lunes, 23 de enero de 2017

Volver al peso pre-navideño

Parece una odisea pero es posible!
El año pasado recuerdo que me metí de lleno en un plan detox de 21 días (mucha fruta y verdura, mucho agua, nada de alcohol o embutidos...) y que me dio muy buen resultado. De hecho, sentó las bases del cambio en la alimentación que me ha acompañado desde entonces y al que - junto al deporte - debo el haber perdido 9 kilos. Así que este año he vuelto de España con la idea de detox también - y con las ganas! Todo lo que se come en Navidades está muy rico, y sobretodo es especial y no se da el resto del año... pero es muchísimo. Yo he vuelto a casa hace dos semanas con ganas de comer verdura, fruta y de comer menos. 
Mi plan detox de 21 días se ha convertido en una "bullet journal" (todo un universo que he descubierto hace poco) donde hago un control de hábitos mensual. Significa que tengo una lista de hábitos que quiero implantar quasi diariamente, y voy controlando cuando cumplo y cuando no. Obviamente cuantos más días vea tachados más felicidad me da, como buena friki de listas que soy. 

Ahora mismo los puntos que estoy anotando en Enero son los siguientes:
  1. Nada de alcohol - cumplo sin problema. 
  2. 5 frutas/verdura - entre semana sin problema, el finde es más complicado.
  3. 1 litro de agua - cumplo sin problema
  4. Ejercicio (Andar, correr, yoga,...) - fallando estrepitosamente...
  5. No comer pasta - como hidratos sin problema, pero con la pasta me paso, así que la estoy restringiendo.
  6. Seda dental y colutorio - para no volver a tener gingivitis. Me da mucha pereza pero ahí va. 
  7. Nada de azucar - complicado si tomo café, así que voy a dejarlo por una temporada también. 
No tacho todo todos los días ni de lejos, pero llevar un control sí que me ha ayudado a cumplir más de lo normal, y estoy contenta: pasadas dos semanas vuelvo a tener el peso pre-navideño, ni rastro de los 3 kilos con los que vine de más!

Y vosotros, como os enfrentáis a la vuelta a la realidad de Enero?

lunes, 9 de enero de 2017

Adios 2016 - Hola 2017!

Me gustan mucho las Navidades - viviendo en el extranjero significan ver a la familia y amigos, pasar tiempo de calidad con ellos (y no deprisa y corriendo como cuando solo voy un par de días), descansar en casa con mis hermanas, visitar a mi familia política, jugar y pintar con mis sobrinos, y comer mucho y bien. Como dice el Grinch "Quizás la Navidad no proviene de la tienda. Quizás la Navidad...tal vez... significa un poco más!". En mi caso es así, y aunque sí que hay regalos (y muchos, demasiados) lo más bonito de ellos es que se hacen con cariño y con el corazón; a mí me hace mucha ilusión que otra persona se haya tomado el tiempo de pensar en algo que me puede gustar y hacer feliz, o incluso hacerme falta, como la escoba que me ha regalado mi madre ☺ Este año, por ejemplo, mis hermanas me han regalado "vales" para pasar tiempo con ellas, y estos son los regalos que más me gustan. 

Otra de las razones por las que me gusta mucho esta época es que toca reflexionar sobre el año que se acaba, y pensar en planes y metas para el que empieza. 
Se ha hablado mucho de que 2016 no ha sido muy buen año para el mundo, pero yo no creo que haya sido realmente malo. Es cierto que ha habido mucho miedo, mucho dolor y mucho loco suelto, pero también se han conseguido avances importantes en la medicina, en el bienestar social y en la lucha por mejorar los derechos humanos en todo el mundo. 
En mi caso, 2016 ha sido un año alucinante, lleno de viajes, nuevas experiencias, mucho tiempo en familia y con amigos, en el que he sido muy feliz. En números se explica muy bien:
  • Nos han invitado a 11 bodas - y hemos podido ir a 8. 
  • He hecho 46 trayectos de avión, que se dice pronto.
  • He visitado 4 países nuevos: Países Bajos, Tailandia, Camboya y Laos. 
  • He "comido" un total de 15 estrellas michelín (la mayoría geniales regalos de boda!)
  • He bajado 8 kilos de peso, y 2 tallas.
  • Según Runtastic, he corrido 54,54km y he esquiado 111km. 
  • He participado en 2 carreras populares de 10km.
  • He celebrado mi primer aniversario de boda.
  • Me he convertido en yogui principiante. 
  • He leído 24 libros.
  • He montado en elefante. 
Pero está claro que las cosas más importantes no se pueden contabilizar: lo mejor que me llevo de este año son los momentos pasados con familia, amigos, con el rugbier, y claro está también conmigo misma. Una de las cosas que me llevo de 2016 es que he empezado a aprender a comer sin ansiedad, a tomarme el estrés de forma más positiva, a manejar mi cuerpo a mi antojo y moldearlo como me gusta, a sentirme con fuerza y llena de energía, a ser más dueña de mí misma.


Para 2017 tengo muchos planes, para continuar lo que he empezado en 2016 y también probar cosas nuevas. Estoy aun formando mis planes para 2017, pero de ello ya puedo contar algunos:
  • Viajes a Nueva York-Washington (nunca he estado en USA!) y a Milán, Italia. 
  • Fin de semana en Bodensee. 
  • Otros viajes más largos aún por planear...
  • Andar o correr 500km
  • Aprender sueco, al menos A1 y A2.
  • Retomar algun que otro relato corto.
  • Seguir con Yoga y Pilates.
  • Y leer mucho.
Son planes muy chulos y muy variados, como me gusta que sea mi vida. Y lo más importante seguirá siendo pasar todo el tiempo posible entre amigos y familia, que son los mejores recuerdos.

Y vosotros, habéis hecho reflexión de 2016 y planes para 2017?

Mi segunda San Silvestre

Ya han pasado 9 días, y parecen muchísimos más!

No pude preparar la segunda San Silvestre como me hubiera gustado - en parte por viajes, viajes de trabajo, compromisos,... y luego en Madrid porque la contaminación no daba tregua. Además, a última hora mi hermana pequeña, que como el año pasado iba a correr conmigo, se cayó de la convocatoria - fiebre, catarro y otitis no son buenos compañeros del deporte, y menos al aire libre en invierno.
De todas formas me acompañó a la salida y me recogió con un abrigo en la meta (Gracias!!!) así que en realidad también estuve con ella mucho rato. Además se apuntaron dos amigos míos a correr sin dorsal, pues lo decidieron a última hora, y me hizo sentir muy bien ver que también lo disfrutaban.

La carrera fue mucho mejor de lo que esperaba dado el poco entrenamiento: los primeros 5 kilómetros fui a un ritmo más o menos constante de 7 minutos por kilómetro, que fue subiendo a partir del kilómetro 6 al 8 un poco. Sabía que no conseguiría los 10km sin andar, y es que apenas había entrenado, el aire seguía muy sucio y me ahogaba, y lo peor de todo: la cuesta final. Así que entre el kilómetro 8 y el 9 medio andé y medio corrí a partes iguales, para luego dar un sprint final y llegar a meta corriendo. Llegué, tomé aire, y se me saltaron las lágrimas de alegría por haberlo conseguido otro año más. 

He repetido experiencia y he bajado unos minutos de tiempo, de 1h18m a 1h14m, que es la única meta que me había marcado y que con mucha alegría alcancé. 


De nuevo, lo mejor de la carrera fue el recorrido, la organización y los ánimos de la gente. A la altura de Atocha me tropecé un poco con un boquete y aunque sólo trastabillé sin llegar a caerme, varias personas me preguntaron si estaba bien o necesitaba ayuda. Con una compañía así, que da ánimos y presta ayuda a desconocidos, da mucho gusto correr para despedir el año. 

El año que viene repito seguro, no se me ocurre mejor manera de despedir el año!

miércoles, 28 de diciembre de 2016

El aire de Madrid

Yo soy madrileña de nacimiento, y enamorada de mi ciudad. Adoro perderme por sus calles, ya sea por el centro o por algún barrio residencial, me encanta el ambiente, la gente y la chulería, que haberla, la hay.
Sin embargo, soy también muy consciente de sus fallos (o al menos, de algunos de ellos, tampoco hay que ensañarse) y hay uno del que últimamente se oye y se habla mucho: la contaminación. 
Pues para quien no se lo crea, Madrid sí está muy contaminado, está cubierto por una seta de aire de mierda, y todo aquel que vuelve a la capital después de un tiempo lo nota enseguida. La piel se reseca y cuartea, la garganta raspa, la nariz se llena de mocos, y a veces los ojos lagrimean. Quizás soy un poco exagerada, vale, pero es cierto que todo esto me ocurre a mí. Y esta mañana he notado algo más, que no me había llamado nunca antes tanto la atención: cuesta respirar.
He salido a correr, y si bien es cierto que estaba un poco desentrenada y que mi barrio es todo cuestas, no he podido pasar de los 2 kilómetros. Tal cual suena, he pasado de hacer de normal 5 o 6, y hasta la carrera de 10 en Octubre, a no poder llegar ni a 2. Antes de nada entono el mea culpa, y es que como ya he escrito, estoy algo desentrenada - pero de eso a no poder correr ni 15 minutos seguidos hay una diferencia bien grande.

Me ha dado mucha pena, por que adoro mi ciudad y a su gente, pero ahora mismo no es nada saludable vivir bajo el cielo tan bonito de Madrid. 

De todas formas, estoy convencida de que con creatividad y esfuerzo se va a conseguir reducir la contaminación para devolver a Madrid el aire limpio que se merece, y entre tanto, no pienso flaquear ante los 10km que me esperan el sábado - Ayá vamos San Silvestre Vallecana!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...