viernes, 27 de noviembre de 2015

BBG - Semana 2

Aunque un par de días más tarde, aquí va el resumencillo de la segunda semana de BBG, para quien quiera leerlo.
Las agujetas remitieron muchísimo, aunque en algún que otro sitio aparecieron nuevas, no llegaron a ser tan jorribols como las de la primera semana. Ya no es doloroso sentarse o levantarse, o simplemente estar tumbada en la cama.
Pero durante la segunda semana llegó otro problema, y es que el esfuerzo para acabar los circuitos en la primera semana se convirtió en sudar sangre en la segunda. Las flexiones con estiramiento, los comandos, los montañeros con flexiones,... todos ejercicios pensados para que odiemos a Kayla Itsines con todas nuestras fuerzas, pero claro como no te queda ni un poquito de fuerza, ni mental... Ya comenté que me veía incapaz de acabar los circuitos en su tiempo, pero al final todo se pudo.
 
En cuanto a las sesiones de LISS, hice una de carrera y otra de fatburner, aunque esta muy LISS no es, pero me sirve igual.
 
Pude acabar la semana el viernes y descansar durante el finde. Me sorprendió y gustó ver que había sido capaz de combinar trabajo, deporte y vida social (tuve dos cenas durante la semana en casa y me dio tiempo a volver de currar, hacer la compra, sesión de BBG, preparar la cena y todo a tiempo antes de que llegara la gente).
 
En resumen: ya durante la segunda semana aumenta el nivel de esfuerzo, y me gusta que este aumento sea guiado por Kayla en vez de a mi voluntad (como ocurría en Intensidad MAX). También me gusta que sean ejercicios distintos. En pleno sufrimiento comandil, me animaba pensar que la tercera semana me podía olvidar un rato de ellos.
 
 
 
 
 

jueves, 26 de noviembre de 2015

This girl is on fire

Hoy voy a escribir sobre algo distinto. Voy a hablar de un problema que tuve la primera mitad de este año y que ahora recuerdo con mucha felicidad. Felicidad de que haya pasado, claro. Y por qué es relevante? Porque el deporte me ayudó a superarlo.
 
Tuve Burn-Out. Vamos, el síndrome de estrés laboral de toda la vida.
 
Pero empezaré mejor por el principio:
Estudié ingeniería, por lo que conozco el estrés por mucha carga de trabajo o por miedo a un examen imposible desde los 18 años. Durante mis primeros años de trabajo, en varios proyectos, sufrí el estrés normal de enfrentamiento a un Nuevo puesto, a nuevas tareas,  a un ambiente desconocido. Quitando un corto periodo de adaptación al principio, y un compañero insoportable un poco más tarde, todo fue bien. Aprendí a manejar cargas de trabajo variables, a ser flexible y a adaptarme al cambio. Seguí sintiendo nervios puntualmente, pero eran nervios normales, de los de “estoy aprendiendo”.
 
Hace más o menos un año me subieron de nivel, lo cual yo había pedido, y me convertí en una jefa de Proyecto muy feliz y con muchas espectativas y muchas ideas. Tenía mi equipo de 5 personas encantadas de trabajar conmigo y para mí. Pero me encontré con un equipo fantástico, unos temas muy interesantes, y un cliente horrible.
 
No, no era mala persona. A nivel personal nos entendíamos muy bien y teníamos buena relación.
 
Lo que me destrozó fue su extremado control sobre mí y sobre mi equipo. Sólo había una manera de resolver problemas y enfrentarse a temas, y era la suya. Todo aquel que lo hiciera de forma distinta, lo hacía mal. No confiaba en nosotros, no se fiaba, por lo que teníamos que documentar hasta el detalle cuantas horas habíamos necesitado para preparar una presentación, y con cuanta gente habíamos tenido que hablar en cuantas reuniones, sobre qué temas.
 
Soy una persona que piensa por sí misma, que comete errores e intenta aprender de ello, por lo que me gusta que me corrijan, pero que no me controlen cómo tengo que trabajar al detalle. Necesito sentir la confianza en mí. Y este hombre no confiaba en nadie, ni en mi, ni en mi equipo, ni en el resto del departamento. Trabajaba horas y horas, y la gran parte de ellas pasaban en revisar el trabajo de otros. Tengo un email guardado en el que le cambiaba a un compañero mío una preposición en una frase. Mi compañero tuvo que volver a escribir el document entero y a mandar de nuevo un email a todo el departamento. Por una preposición.
 
Desesperada busqué en internet información sobre cómo tartar con personas así, y que me ayudó fue poder ponerle nombre: Micromanagement.
 
Las pintas que tenían todas mis presentaciones. Todo mal. Todo.
Y cómo me afectó todo esto a mí? Lo que empezó siendo sorpresa e intentos de asumir el reto que suponía trabajar para alguien así, acabó por quemarme en pocos meses.
 
Enfermé. Durante varias semanas tuve algo parecido a un catarro fuerte hasta casi tener fiebre, y llegué al punto de tener que ir al medico a pedir una baja. Creía que tenía una infección de oido, pero resultó ser una contractura en el hombro, de tan tensa que estaba, mis nervios estaban totalmente aplastados, y me dolían los hombros, el cuello, los oídos y la cabeza. Además de catarro, malestar, sentimientos de depression y sollozos incontrolados. Un cuadro, vaya.
Algunos días me fue imposible ir a trabajar. Antes, si me encontraba en una situación difícil o complicada, hacía de tripas corazón y tiraba hacia alante, con la cabeza bien alta. Incluso cuando mi primer novio cortó conmigo fui capaz de levantarme al día siguiente, ir a un examen, y aprobarlo! Pero en ese momento no me quedaba nada de energía. Me sentía como Kate Winslet en The Holiday, cuando se da la vuelta en la cama, vuelve a bajar las cortinas y se aisla del mundo exterior. De la misma manera yo cerraba los ojos y deseaba que todo fuera un mal sueño.
El rugbier me animó a pedir una baja por estrés, pero yo no quería asumir que estaba tan mal. No quería que me vieran débil en el trabajo, ni quería que pensaran que no era capaz de aguantar la presión. Aunque la verdad es que no podia aguantarla.
 
Ahora lo veo desde la distancia con felicidad, de que ya haya pasado todo, de darme cuenta ahora de lo que realmente me ocurría entonces, de haber aprendido algo de ello, y de seguir mejorando día a día. Ahora tengo mis trucos para no volver a caer en esta situación, y espero (y estoy segura de ello) que en el momento de volver a encontrarme en un lugar parecido, sabré cómo evitar recaer:
  • Reconocer la ansiedad: No solo se trata de estrés, también de ansiedad, la infundada que viene de miedos imaginarios. Estoy aprendiendo a reconocerla “este peligro no es real, o no es tan grande como piensas”, y a controlarla “tranquila, respira, anota en un papel el problema real, exprésalo en voz alta. Ves, no es para tanto”.
  • Hablar sobre ello: Ahora ya no tengo la relación subcontrata-cliente, por lo que puedo hablar con libertad con mis superiores si no estoy contenta con su manera de gestionar. Ojalá nunca tenga que aplicarlo, pero en caso de tener que, estoy preparada para ello.
  • Reflexionar y meditar: todas las semanas reflexiono sobre mi vida professional y cómo me afecta e influye en la personal. Todas las noches medito sobre el día, las cosas buenas que he vivido, y aprender de las malas.
Todos estos métodos necesitan de disciplina y autocontrol, y aquí entra el deporte. En su momento, en primavera, me ayudó a distraerme del trabajo y del micromanager. Al menos el rato que hacía deporte tenía la cabeza distraída con sudor, agujetas y esfuerzo, y no en “ay no, mañana otra vez al trabajo”.
 
Hacer deporte se ha convertido en mi válvula de escape y mi aprendizaje de autocontrol. Si soy capaz de crear la disciplina de salir a correr aun a temperaturas negativas, poco a poco también sere capaz de controlar los ataques de ansiedad.
 
En resumen: el estrés laboral, para quien lo sufre y para su alrededor, no es ninguna broma. No hay que negarlo, si no entenderlo y combatirlo. Cada uno puede aprender a manejarlo de manera saludable, y el deporte es una opción muy buena para ello. 

martes, 24 de noviembre de 2015

Inscrita!!!

Pues eso, que me he inscrito para la San Silvestre Vallecana 2015!!!
 
Las inscripciones se abrieron ayer, y me faltó tiempo para registrarme y reservar mi dorsal, y de paso el de mi hermana más pequeña, que a la pobre la he conseguido engañar para que me acompañe. En tutú, por supuesto.
 
Hay mil maneras de prepararse, y yo lo he tenido que apañar entre los días de BBG, así que quitando la tortura clase de fatburner, me he organizado para que el resto de sesiones de cardio sean carrera. Con la dificultad añadida de que en Alemania ya se acabó lo que se daba, y el fantástico otoño que estábamos teniendo, a dado paso al de verdad, de tipo invierno madrileño y en el que te entra pánico al plantearte si usar o no el abrigo de invierno polar (el mío literalmente es de decathlon de "travesía polar") por que claro, es el abrigo más más que tienes, y si a estas alturas ya lo necesitas, que leches vas a hacer en Enero?
 
Pero bueno, no hay mal que por bien no venga. Dudo mucho que vaya a pasar frío en la San Silvestre, si ya me estoy entrenado en peores plazas.
Aquí la confirmación para quien no se lo crea
Sí, Nieve
 
 
 
 

jueves, 19 de noviembre de 2015

Comandos - o cómo sufrir voluntariamente

Ayer fue el primer día que estuve a punto de no poder acabar un circuito del BBG. La culpa fue de varios ejercicios, pero el peor sin duda fueron los comandos. 
Por encima de la dificultad de las flexiones con estiramientos, o las flexiones con montañeros (lo estoy traduciendo literalmente, no se trata de hacer flexiones acompañada de hombres en camisas a cuadros. Las flexiones las prefiero hacer sola, en la intimidad de mi casa para minimizar en lo posible la vergüenza y el ridículo)... por encima de esos ejercicios, que tampoco soy capaz de realizar sin parar varias veces para rogar aire, están los COMANDOS.

Imagino que se llaman así por que se te pone cara de sufrimiento como Rambo cuando no siente las piernas, si no no lo entiendo. Qué manera de sufrir por favor... 

ESO SÍ!!!!! Ha sido muy duro, ha sido muy exigente, pero lo he conseguido! 

Dentro de nada realmente haré flexiones pero no con montañeros, si no pareciendo uno juas juas juas (= risa histérica de quien no sabe lo que dice)


miércoles, 18 de noviembre de 2015

Volver a correr

He decidido apuntarme a la San Silvestre Vallecana este año! Lo tenía ya el anterior en mente pero no en cuerpo, pero ahora sí que me veo capaz :)
Así que he cambiado un poco el plan de la BBG para incluir las salidas a correr.
 
Así que ayer volví a salir a correr - según Runtastic (y como me flipan las listas y tenerlo todo documentadito - sobretodo lo que me cuesta literalmente sudores hacer, me fío del programita. Ni de coña voy a salir yo a correr sin apuntarlo. JA)... a lo que iba, según Runtastic la anterior carrera que me pegué fue tal que esta:
 
17 de Julio - 5,25 km - 41 minutos
 
en las vacaciones, osease al solazo del norte de España en Julio. Así que no está tan mal.
 
Así que ayer, después de 18 semanazas sin salir a correr (que se dice pronto pero es BBG y media!) ayer volví a ajustarme las mallas que por cierto están de rebajas en el decathlon y salí al frío otoñal alemán estrenando de paso correr con manga larga:
 
17 de Noviembre - 4,06 km - 33 minutos
  1. Salir a correr con algo de fresquito no es tan horrible. Ya veremos como es a temperaturas negativas y con nieve.
  2. La manga larga es incómoda al final, pero tampoco tanto. Por ahora la prefiero a los manguitos.
  3. Salir a correr a oscuras no es ni mejor ni peor que con luz, casi lo he preferido por evitar el solazo. Eso sí, evito la orilla del río y voy por calles iluminadas, aunque implique parar en semáforos y sortear a gente.
  4. Ayer me dolió todo el día la cabeza, hasta pasados los primeros minutos de carrera. Me da que son las cervicales o la contractura del hombro; el caso es que se me pasó durante varias horas gracias al ejercicio.
  5. A este ritmo acabo los 10 km de la San Silvestre en 1h23. Bueno, no es para tirar cohetes la verdad, pero aun me quedan 7 semanas para entrenar y bajar a 1h-1h10 que es la meta que quiero conseguir.
  6. Me ha gustado! He sentido las endorfinas!! Ya había pasado el sufrimiento en primavera preparando la carrera de 5k, pero ayer REALMENTE disfruté de la carrera!
RESUMEN: Estoy muy contenta. Por fin he alcanzado el punto de disfrutar saliendo a correr. Imagino que mis niveles de hierro han aumentado, o no hubiera sido capaz de correr tanto sin ver la guadaña.

San Silvestre, allá voy!

lunes, 16 de noviembre de 2015

BBG - Semana 1

Me parece increíble que ya haya pasado una semana desde el día que empecé con la BBG. En la última semana he hecho algún tipo de deporte 5 de 7 días, todo un record para mí. Me impresiona haber mantenido la voluntad durante la semana entera, pues en Marzo, cuando empecé con el reto de Intensidad MAX de Elsa Pataky, elegí medio a posta medio sin pensar una semana para empezar en la que sabía que me iba de viaje el jueves, por lo que muy dificilmente iba a poder hacer el deporte que correspondía.
Así que esta vez he completado al menos la primera semana. Bien!!
 
Y además he hecho pseudodieta. No tan bien, pero bueno!!
 
Y además me ha gustado hacer deporte. Requetebien!!
 
Y he superado las agujetas de los primeros días. Superrequetebien!!
 
Y lo mejor de todo... tengo ganas de más. Supercalifragilisticoespialidoso!!

Semana 2 -> allá vamos!
 
 

viernes, 13 de noviembre de 2015

Una agujeta quita otra agujeta

No era así el dicho? Debería serlo!
Las agujetas del lunes en las piernas y en el culo ya casi han desaparecido (quiero decir que han bajado a un nivel en el que ya no ando como el hombre de hojalata) y han dejado paso a unas nuevas y más interesantes agujetas en la tripa y en los brazos. Al menos la espalda se salva.
 
Para acabar de mejorar las cosas, ayer a mi profesora de Fatburner se le ocurrió la maravillosa idea de hacer Abs. Casi como si hubiera olido que yo un día antes había tenido sesión de Arms&Abs de Kayla.
 
Hablando de mi profesora: es una especie de Jane Fonda alemana, debe rondar los 55 años, tiene un cuerpo que ya me gustaría a mí tener ahora, es fan de música hortera y machacona tipo BSO de Blade, de profesión profesora de francés de bachillerato (lo cual explica muchas cosas) y profesora de deporte por hobby. POR HOBBY.
 
 
Según la BBG Semana 1 entre las sesiones de musculación tocan sesiones de LISS, algo así como cardio suave a pulsaciones constantes. Yo pensaba que para el jueves me servía la clase de Fatburner a la que de una manera u otra ya estaba apuntada. Mea culpa, o como dicen por aquí selberschuld, por que la clase de fatburner no fue otra cosa que un cardio salvaje y machacón seguido de ejercicios de musculación clásicos – flexiones en distintas variantes, abdominales en distintas variantes, ejercicios de cadera en distintas variantes. Lo que viene siendo dolor y más agujetas en distintas variantes.
 
Eso sí, la profe mola mazo. La semana anterior me olvidé la esterilla y tuve que hacer los ejercicios en el suelo. Fue un poco incómodo, pero sobretodo fue una guarrada por que me llevé como medio kilo de pelusas y bolas de pelo a casa de regalo. Ayer, mientras hacíamos ejercicios de caderas, se conoce que era un buen momento para conversar, y la profesora me manifestó su alegría de que tuviera la esterilla, me preguntó si me había hecho daño en la anterior clase, y al contester yo que no, que no me había hecho daño pero me había ensuciado un poco, sonrió y comentó que las mujeres somos muy fuertes, que un hombre se hubiera quejado, pero que las mujeres eramos muchísimo más duras y fuertes.
Y con esto ganó mi corazón.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Por qué bebo agua y no cerveza?

Como me he casado hace poco, están todos nuestros alrededores, ya sean familiares, amigos, o gente desconocida, esperando a que yo diga "no, no puedo beber alcohol" huhuhuuu y lanzar confeti por encima del rugbier y de mi para celebrar que pasamos de ser dos a ser tres.
 
Por eso cada vez que me pido stilles Wasser bitte en vez de ein Helles, se hace el silencio y las sonrisas cómplices aparecen en los labios de los que tengamos sentados con nosotros a la mesa.
Pero nada más alejado de la realidad, de verdad... DE VERDAD (a quien lo lea!).
 
No solamente no pido cerveza, si no que la coca cola hace años ya que la desterré, salvando un par de cubatas cada tantos meses. Así que, si voy a un restaurante ya casi nunca pido cerveza para beber. Y de la última vez que pedí coca cola ni me acuerdo, creo que fue en un bar por que me dio un bajón de tensión y ni me la acabé.
 
Y es que la cerveza está muy rica y todo lo que quieras, pero tengo desde hace casi dos años la costumbre de no beber nada de alcohol entre semana. Y esto es lo que me ha pasado durante estos dos años, razones por las que no voy a dejar de hacerlo:
  • El agua está muy rica, y me deja saborear de verdad los alimentos. No enmascara con el gas de la cerveza, ni con el dulce de la coca cola. En serio, la coca cola es dulce, como pretende combinar con una comida salada???!!!
  • Menos el agua, todo engorda. Punto.
  • Y todo lo que lleve gas, además de engordar, hincha. Ya bastante tengo con los michelines como para darles de comer gas.
  • El agua suele ser lo más barato de la carta de bebidas. Y digo suele porque vivo en Alemania, bendito país donde la cerveza es patrimonio nacional y por supuesto paga sólo el impuesto de primera necesidad, así que es muy común encontrarte con que la cerveza en un restaurante es un poco más barata que el agua. Que me lo expliquen...
Y ya si tengo que elegir un agua... pues sin lugar a dudas, el agua de Madrid :)



BBG Arms&Abs A.K.A. me duele hasta el alma

Me siento muy identificada en Instagram con los siguientes jashtajs (no sé cómo se escribe):
#kaylamemata
#agujetasmodoon
#sudorysufrimientos
#nohayatajos

y uno que no se si existe pero voy a crear:
#kaylaquetehehechoyo !!!

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Truco: Cómo atarse los cordones

Lo llevo haciendo mal toda la vida, y seguro que no soy la única.

-> Pinchad sobre la imagen para agrandarla y poder leer bien las explicaciones.


Espero que os sirva!

I Love Agujetas

Aunque ayer rectifiqué para decir que lo peor de empezar con BBG no habían sido las fotos, si no las agujetas, hoy voy a partir una lanza a favor de ellas.
No significa que las agujetas no sean malas, no, no, son horribles. Ni que las fotos no fueran lo peor. Quizás han sido lo mejor que me ha pasado, darme cuenta de dónde me encuentro ahora (aclaración: me encuentro en un cenagal de michelines doloridos y salud pésima).
 
Pero me gusta tener agujetas. A ver, me encantaría tener menos y que al menos sentada o tumbada no me dolieran, claro. No veo el momento de que estas primeras y muy dolorosas agujetas pasen y sean un recuerdo del pasado y una advertencia sobre un estado al que no debo ni quiero volver.
Pero me gusta tener agujetas. Noto mis músculos (y su ausencia) y sé donde necesito concentrarme, pues es donde más duele. Sé que he usado mi cuerpo más de lo que está acostumbrado, y eso es bueno. Sé que puedo hacer una rutina de ejercicio no fácil (no digamos difícil, dejemos el difícil para las siguientes semanas) y sobrevivirla. Y que mi cuerpo lo ha notado, lo ha sufrido y lo ha trabajado.
Espero seguir teniendo agujetas con cada semana nueva de la BBG, por que significará que he trabajado un poco más duro, un poco más alla, un poco más de fuerza, un poco más de músculo. Significará que me he vuelto a esforzar más allá de mis límites, de lo que pensaba que eran mis fronteras.
Las agujetas significarán que he mejorado.

martes, 10 de noviembre de 2015

Primera día con BBG

Ayer empecé la BBG de Kayla Itsines, iré contando mi experiencia con ella estas próximas 12 semanas, y ya con solo un día de ejercicios se me ocurren mil cosas para contar: que si es muy necesario leerse antes de empezar el resto de la guía, que ya que se hace el esfuerzo del deporte, al menos acompañado por esfuerzo de dieta, que si tal o cual música ayuda a llevar bien el ritmo de los ejercicios,… Pero voy a empezar con algo mucho más sencillo que todo esto, a la par que muchísimo más complejo: cómo me sentí.

No me refiero a cómo sentí que el sudor empezaba a los dos minutos, o cómo se me cortaba el aliento haciendo burpees, si no a cómo me sentí anímicamente.

Mal, muy mal.

Pero no mal en plan mal, si no mal en plan bien. En plan jarro de agua fría y colleja y en plan abrir los ojos como platos. Mal en plan: en serio este es mi cuerpo?

Y es que antes de empezar con los ejercicios, hay que fotografiarse de frente, de lado y de espaldas, a poder ser en ropa interior o bikini. Yo, por si luego me da por compartir el #beforeandafter, me hice las fotos con braga de bikini y sujetador deportivo.

Yo ya me había dado cuenta de que hacía muchos kilos que había pasado de rellenita a gorda (aló un IMC 28,3 no es fácil de ocultar) y que, aunque no seguía engordando desde hace tres años, tampoco adelgazaba nada con mi dieta y mi sedentarismo. También me había dado cuenta de que la talla de pantalón no era siempre la 42, que a veces subía a la 44. Que el hueso de la cadera se me nota solo si estoy tumbada, retorcida y metiendo tripa. Que si no, es inexistente. Que en la ducha al mirar hacia abajo veo solo tripa. Que si me pongo una falda de tubo corro el riesgo de que me feliciten por mi embarazo.

Pero lo que no había visto era que de frente tengo las piernas tan rechonchas que parecen curvadas. Que de lado da igual cómo ponga la cabeza, siempre tengo papada. Que de espaldas tengo un michelín enorme, una arruga de grasa bajo los omoplatos. Y el culo está deformado con tantas bolas de grasa que tiene en las cartucheras.

Siempre he tapado mi cuerpo con ropa que más o menos me quedaba bien y disimulaba un poco los michelines y la grasa que tengo por todas partes. Por todas, incluyendo espalda, brazos, papada, tripa, abdomen, muslos, y piernas.

Antes tenia un cuerpo grande, siempre lo he tenido, pero era grande por las bonitas curvas femeninas que lo recortaban. Ahora son todo bolas de grasa y michelines. Lo dicho, un IMC de 28,3 no es fácil ocultar a una cámara de fotos neutral, que ni me quiere ni me deja de querer, ni opina ni me riñe ni me anima. Y sobretodo, no me engaña. Lo que veo es lo que hay.

Me sentí mal. Pero en plan bien. En plan Ya basta de lamentarse y de pensar que en el futuro adelgazaré y tendré un cuerpo tonificado y más sano. El futuro es ahora, es hoy.

En dos semanas vuelvo a hacerme las tres fotos. Y no pienso volver a lamentarme. Dentro de dos semanas os contaré, contenta, que en las fotos se ve el progreso conseguido.

ACTUALIZACIÓN POR LA TARDE:
--> Olvidad todo lo anterior. Las agujetas, lo peor son las agujetas.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Apostando e Indignándome

Nunca he sido muy de apuestas, pero el rugbier me picó este finde a que obviamente, eso que yo decía que podría conseguir con esfuerzo, era quasi imposible. Así que, obviamente, eso que yo pienso y sigo pensando que puedo conseguir, se ha convertido en una apuesta. Que no quiere decir que él no confíe en mí y en mi capacidad, o que no me apoye (que lo hace, y mucho J), pero me conoce y sabe que soy poco constante. Y que la apuesta tiene su aquel, oye.

Osease que partiendo de un estado actual físico de tipo “meeeeeeeeeh” tengo hasta el 1 de Enero para practicar y poder demostrarle al rugbier, al mundo y sobretodo, a mí misma, que soy capaz de hacer 50 flexiones seguidas. Sí, habéis leido bien…

50 FLEXIONES

Así que ya me he descargado la App correspondiente de Runtastic (se llama Push-Ups, no se mataron en originalidad vaya) y he estado googleando todo lo que he encontrado en internet. Y ESTOY INDIGNADA. He encontrado mil artículos sobre cómo entrenar flexiones, cómo mejorar, etc… y en casi todas las páginas he encontrado un apartado especial para nosotras, las mujeres. Resulta que las flexiones no son para nosotras. O por que no las necesitemos, o por que no sean suficientemente femeninas (otro día entraré a lo que es “femenino”, “masculino” o “quemasdaino”), o por que… y me pone de muy mala leche pensar que esta sea la razón principal… por que no seamos capaces de hacerlas. Así que hay una modificación de las flexiones, apoyando las rodillas, que sirve para que las mujeres hagamos “nuestras” flexiones.

Reconozco que en Marzo, cuando empecé el Reto de Intensidad MAX de Elsa Pataky, empecé haciendo flexiones con las rodillas, pero no por que percibiera que era lo que me correspondía por ser mujer, si no por que no había hecho una flexion en mi vida y el rugbier me aconsejó (de nuevo, en calidad de novata y no de fémina) que empezara apoyando las rodillas. Y ayuda, claro, la primera semana hice las flexiones con las rodillas y después pasé a hacerlas normales.

Pero usar la variante por ser principiante es distinto a usarla por ser mujer. Es que las mujeres no podemos hacer flexiones? Vale que tengamos menos músculo, vale que nuestro cuerpo es distinto, que la grasa se almacena de forma distinita, que nuestro metabolismo es distinto, blablabla… todo esto tiene base científica y me lo creo… pero directamente dejar de practicar algún tipo de ejercicio o deporte, solo porque “no es apto para las mujeres” o PEOR AUN “las mujeres no pueden/saben/deben hacerlo”? Estamos tontos?

El mundo es suficientemente machista por si mismo y el mundo del deporte no es una excepción, como para que nosotras nos pongamos trabas a la hora de elegir qué deporte o ejercicios practicar y qué no. Da igual si elegimos practicar boxeo, pilates, Zumba o baloncesto. Lo elegimos sin pensar en cual es mi sexo y qué deporte me corresponde. Lo elegimos pensando en quién soy yo y qué deporte me gusta.


Ala, y acabo ya que hoy me toca el primer workout de BBG. Agujetas, allá voy!

domingo, 8 de noviembre de 2015

Reto BBG de Kayla Itsines

En instagram he descubierto a través de mi hermana la existencia de una diosa australiana del fitness llamada KAYLA ITSINES y su guía BIKINI BODY GUIDE que por la pinta que tiene debe ser muy parecido al trato que los herejes recibían de la inquisición.
Así que cometiendo una gran locura, voy a empezar la guía mañana, que hace mucho que no tengo agujetas y supongo que las echo de menos o tengo un lado masoquista que desconozco, por que tiene pinta de ser doloroso no, the next.
Peeerooooo, los resultados son asombrosos, y ya es hora de verdad....

DE VERDAD DE LA BUENA

... de cambiar mis hábitos, convertirme en una mujer más fuerte, tanto mental como físicamente, y superar todas las flaquezas, perezas y pocas voluntades que he tenido estos últimos... 30! años.

Asín que:     
I AM READY TO SWEAT!!!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...